Asperger: un mundo de sensaciones

He comenzado a escribir sin nada específico que comunicar, tal vez con la impronta de querer hablarles y no permanecer en silencio con ustedes, pues siempre me comunico sólo con las personas que forman mi mundo, que son las que me apoyan, me guian, aconsejan y cuidan.

No significa que no me interese comunicarles de mi a todos con estas palabras.

No aspiro a que esta sea una gran reflexión de esas que dejas de leer y te llenan el corazón de gozo y dices “Si; lo haré”, te lo advierto porque no deseo decepcionarte al llegar al punto final, mis palabras siempre se han caracterizado por ser simples, sencillas y poco rebuscadas, no voy a marearte con grandes palabras ocultas, que tendras que buscar para saber que quise decir.

No negaré que han sido días sensibles, no porque me pasen cosas malas o buenas, solo porque  como todos – creo – uno vive momentos de sensibilidad, en que leer palabras o escuchar canciones tocan mis recuerdos (y sin lograr recordar) tocan mi alma causando el efecto normal en una persona como yo, ojos llorosos, aunque hay momentos que he rayado en llanto. No pienses que es por pena, es que todas mis emociones llegan a la garganta y ahí se traducen en ojos llorosos, la alegría también (tipo raro ¿cierto?). En estos dias sensibles me pidieron ayuda para preparar una presentación y hablar de mi niñez, cuando me lo dijeron, dije “si”,  pero con una idea en mi mente “Recuerdos de Niñez”,

Lamento comunicarles que mis recuerdos de niñez son tas volátiles como un perfume de mala calidad, hice el esfuerzo real de recordar, sali a caminar a una feria de abastos (feria libre en Chile, pero quiero que todos entiendan), en que me llene de aromas, verduras mezcladas en el aire, los gritos de los vendedores, el stress de rozarte con tanta gente; sólo recordé a mi papá que me subía a sus hombros cuando tenia 3 años y después me llevaba a tomar un refresco, siempre donde mismo, al lado de la peluquería donde estaba el caballero de cotona blanca que me cortaba el pelo, ahí estaba lleno de sensaciones y las recuerdo si cierro los ojos, siento en el aire un aroma similar al que tienen los fijadores antiguos (laca para pelo) y el sonido de su navaja contra una gran correa, digna acción de un psicópata degollador, pero no, recuerdo el sonido que hacia contra mi piel en mi nunca y al lado de mi oreja (no negaré que era el momento de mayor stress de mi encuentro con ese hombre, no tengo cara ni voz). Hablando con una persona especial de aromas y recuerdos de su hijo asperger, evidentemente esto de los recuerdos y las sensaciones tiene relación con este tema del Asperger, a mi mamá la recuerdo con el aroma de la pintura de uñas y la acetona, porque podia sentarme a mirar como pintaba sus uñas color rosado pálido (ese es el color de ella para mi), suena un tanto drogadicto si les digo que el aroma del solvente de las pinturas de esa época me agrada, porque me recuerda a ella, el sonido de batir huevos también me genera su imagen (quiero que entiendan que no me trae un recuerdo específico, sino que al escuchar alguien batir un huevo a mano viene a mi mente una palabra “mamá”, y evidentemente se sienten emociones que se aglutinan y no salen, como lo siento ahora que lo escribo). Mi abuelo es el aroma a los pegamentos con solventes fuertes, el hacia volantines o cometas y pegaba sus varillas de cáñamo al papel con ese pegamento, no tengo su voz ni ninguna palabra, creo que ni siquiera su imagen (aunque era imposible no hacerlo, era un hombre grande y le faltaba una pierna), asi también elijo aromas que me agradan y los busco, como el de la harina tostada o el del mar, como todos creo que el de la tierra mojada cuando hay una suave llovizna me fascina, creo que ese aroma nos recuerda nuestro origen, pues de la tierra Dios nos hizo y volvemos al comienzo donde ese aroma. Hay tantas sensaciones que quedan en uno, pero las básicas que entran por los ojos a veces no quedan, porque me puedes decir: ¿te acuerdas del mueble que vimos ese día, del precio y de donde lo vimos? puede que no recuerde mucho de aquello, pero puedo decirte que textura tenia, como olía el lugar, o la canción que sonaba en ese momento y sobre su forma o color.

Comparto esto porque así sentimos, y hablando con algunas personas, quiero recomendarles que generen sensaciones agradables a sus hijos e hijas, no dudo que ellos ya les tienen un aroma y un color, el día que él o ella tenga angustia y ustedes no puedan acompañarlo pueden darle un pañuelo o algo similar de tu color y con tu perfume, te buscará en su bolso; sé que suena a apego en una edad compleja, pero sinceramente prefiero bajar la ansiedad asi que con un medicamento. A la larga las fuentes de apego para uno son más que lo que son, si no que un conjunto de cosas que involucran los 5 sentidos e incluso más.

Esta semana me cortaba el pelo y la peluquera, como la gran mayoría de las peluqueras era una avalancha de palabras y comentarios, de hecho me gusta analizar la capacidad de crear conversaciones de la nada, cosa que para mi siempre ha sido admirable y envidiable, yo no ayudaba mucho, pues mis respuestas eran elocuentes “Si”, “No”, “ahhhhh”,  hasta que empezó un tema que le seguí muy interesado de pronto me dice “si porque cuando yo era joven se votaba a los 21 años, a esa edad uno era ciudadano” y me vino el aroma de mi libro de Historia de Chile, y la imágen de la página “CONSTITUCION POLITICA DE 1925″ la imagen de presidente Arturo Alesssandri Palma y controlé el impulso de hablar, evidentemente su comentario implicaba querer decir que la juventud teniendo la posibilidad de votar no lo hacía y no creo que quisiera una referencia histórica del origen de su comentario y como el año 1970 se rebajó a  los 18 años, pero el aroma de las hojas de ese libro quedaron en mi, ella siguió hablando pero yo quedé con mi libro de historia de chile:

Ayer leí El Principito 2 veces, en orden a preparar algo especial para mi presentación, pues creo que hasta hoy razono como él, tal vez vengo de un asteroide cercano a él, pero una cosa es importante, para mi “lo esencial es invisible a los ojos”, tiene aromas, texturas, sonidos y no negaré algo que va mas allá de los sentidos (algunos le llaman transferencia, eso lo aprendí hace poco)…”LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS”, pero vivimos en un mundo que no quiere que aprendamos y vivamos esencias, si no cortezas, lo que se ve, uno debe aprender a dar las respuestas que todos quieren oir, pero pocos realmente nos oirán decir lo que realmente vemos, escuchamos, sentimos en general ante cada cosa. La vida está llena de estímulos, que yo perciba unos y tu otros nos hace complementarios no distintos, sólo dale valor a mi forma de percibir, porque así yo aprendo y recuerdo.

Leo.

@LeoCaracol

About these ads
Esta entrada fue publicada en Poemas de un Caracol. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s