A mi luna

Abrumado aún en el silencio de mis vidas pasadas
que arrastran los mil soles, mil respiraciones
días oscuros en que sólo se caminó lo necesario
noches de días oscuros en que no se durmió lo necesario
buscando en el negro sólo dormir eternamente
sólo desaparecer en la nada y ser nada
noches de días oscuros de mente oscura y cegada
por el inmenso peso del olvido y del desamor.
Y cuando caminaba en mi peor noche aparece la luna
cuando caminaba en mi peor día vienen sus ojos
cuando me detuve en mi peor soledad me acompaña su sonrisa
y yo aquí como un desalmado de palabras
creo poemas incoherentes y apagados
sombríos al contraste de su rostro
callados sólo porque aquí está su voz.
Nace el inmenso y caudaloso sentimiento
que desemboca en sus labios
busca de regalo su beso y que me atrape en su abrazo
y me secuestre a la luna de donde vino
a la luna que es su nombre,
a la luna que es mi nombre,
a la luna que es este poema
a la luna que es ella, que soy yo.
Y en mi luna renazco al cielo
y en mi luna vuelvo a la esperanza
se acaban las noches despierto
y la vida es la mejor opción que hoy tengo
para amarla hasta que no tenga esa opción.
(A mi luna)

Anuncios

Publicado el 12/04/2012 en Poemas de un Caracol. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: