Un árbol, un hijo, un libro…vida con sentido @leocaracol

2013-12-29 13.11.11Hace 20 años aproximadamente, Jorge Silva, un amigo de la adolescencia y juventud, a cual aprecio y quiero mucho hasta estos días, me dijo: “Leo, ¿quieres un damasco?, se refería a un árbol, yo asentí y me pasó un palo. me sorprendí, porque de verdad era sólo un palo, no tenía hojas ni brotes, realmente lo acepté pensando en que recibía un cadáver. Lo tomé y lo llevé a mi casa, se lo mostré a mi madre, la cual me mostró un lugar donde intentar plantarlo, hice el hoyo y lo puse, sin serias esperanzas y sin mucha fe lo planté. La foto corresponde a ese palo, hoy es el árbol mas grande del jardín, regala muchos damascos en diciembre y enero, y como pueden observar hasta sostiene el columpio del hijo de mi sobrino. En resumidas cuentas cada vez que lo veo  recuerdo ese momento del palo seco.
En estas fechas muchos hacen recuentos de fin de año, yo estoy haciendo un recuento de esta etapa, como dice el dicho, Un hijo, un árbol y un libro. Este año increíblemente sin buscarlo, sin quererlo, por eso que sólo puede entenderse como acción de Dios en las personas, pude ver un texto escrito por mi hecho libro, CONFESIONES DE UN CARACOL, nació sin afán de ser un libro importante, sólo un desahogo, sólo un testimonio escrito de una voz que en algún momento desaparecerá, pero así apareció Gabriela que quiso hacerlo real, y creo que ella ha hecho mucho mas que yo, cuando las personas me agradecen por lo que este texto les ha ayudado a comprender mas a sus hijos, parejas, amigos, etc., realmente es algo que ni yo mismo ya controlo, el libro saltó a España y desde allá siguen sus efectos, ante los cuales no me siento mas ni mejor, sólo mucha emoción.

1048275_10201018450519632_1879384786_o

Mi hijo ayer cumplió 12 años, es mi orgullo, mi alegría, de Vicente aprendí a amar, aprendí a amar sin condiciones, a recibir cariño, a cuidar, a proteger, a ver en él a mi mismo a su edad, aprendí a ser padre, Vicente no vive conmigo y desde entonces ha sido difícil volver a comunicarnos tan seguido, pero sin lugar a dudas los años que vivimos solos nos dieron una relación única que permanece y permanecerá.

36359_405554437698_590082698_4272820_5166394_nCreo que debo añadir a una hija especial, que creamos en un momento con Ester y luego se pudo sumar Patricio,  y hemos intentado agregar a amigos y amigas con este mismo sentir, a AMAsperger, porque ella es la que nos ha dado a muchos otros hijos e hijas, que nos han brindado satisfacciones, penas, alegrías, derrotas y victorias, pero no cabe duda que esta hija este años ha aprendido a dar sus pequeños grandes pasos.

El balance comenzó hace poco mas de 20 años cuando planté ese árbol, hace 12 nació este niño llamado Vicente, además por adopción tengo mas hijos de los cuales escucho a diario sus logros, fracasos y aciertos de mi nueva familia que me ama, este año que se acaba se publicó mi libro ( no quise colocar “mi primer libro”, sonaría que habrán mas), pero hay mas muchas mas cosas, el amor que nació en la luna de mis noches solitarias y perdidas que tiene nombre de estrella, AMAsperger el sueño, la hija, el modo de servir y tantas otras cosas que Dios me ha dado.

Mentiría si dijera que ha sido sólo de aciertos, también he cometido errores, pero no me arrepiento de ellos, pido perdón si alguno de ellos ha causado dolor a otros, por que cada error me ha traído hasta acá, entonces no son errores, sólo un camino con mas enseñanza hasta este lugar.

De mi árbol espero quede el recuerdo de que se sepa que lo planté yo cuando ya no esté y los que queden sigan comiendo sus damascos, de mi hijo espero dé frutos y crezca y se desarrolle y pueda ser grande y dar sombra a muchos, de mi libro que pueda ser mi voz en el tiempo, mi intento de hacer de este lugar en que vivimos un mejor lugar. (he mezclado lo que se esperaría de cada cosa intencionalmente)

Este año partió mi padre y sin lugar a dudas mi familia que me ama ha sido el pilar para pasar tan triste y dolorosa etapa, fue triste cargar  el féretro de mi padre, confío en que él lee esto que escribo, confío en que el me alcanzó a ver bien, con mi familia y feliz.

Gracias a quienes me han regalado su cariño, sus palabras.

Gracias a ti por amarme

Gracias a Dios por regalarme este año.

Un libro, Un árbol, Un hijo y muchas, realmente muchas cosas mas.

Leonardo Farfán

Publicado el 30/12/2013 en Poemas de un Caracol. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: