LA CORRUPCION DE LOS CORRUPTOS

Hace tiempo no escribo una nota, he querido hacerlo hoy pensando en desahogar un poco esto que hoy pasa en mi país, no soy un cientista político, tampoco un gran pensador,  ni mucho menos un gran escritor, pero ante las cosas que pasan y leo, creo que si puedo hacer un análisis simple, intentando despolitizar esto que pasa, sin tomar defensa ni atacar a un sector en específico, tal vez ya eso no le gustará a algunos, pero bueno es mi idea.

La Corrupción de los Corruptos

Hoy estamos ante un juicio que llamamos histórico, gente que ha robado millones hoy arriesga ir a a¿la carcél, desde 541 dias, 5 años y casualmente los con menos dinero hasta 10 años, tomando en cuenta las penas y los montos, esto ya parece una broma de mal gusto, una persona que roba un celular puede ir 5 años a la cárcel, entra esposado, queda detenido, ellos llegan con sus trajes, en sus autos como si nada, otros renuncian a sus cargos y se esconden con sus ganancias (cosa aún mas aberrante). Pero veo esto y acaso no era algo que todos sabían, no es algo que todos saben que hay empresas que financian a los políticos y que evidentemente eso tiene y genera un compromiso a la hora de legislar, no es acaso una realidad que hoy solo ha quedado a la luz porque una persona corrompió ese secreto (el corrupto de la corrupción), volviéndose un corrupto de esta sabida verdad silenciada que habló, porque el estado acá no hizo nada, no detectó nada, no se dio cuenta nunca de nada, acá se sabe por un corrupto de este sistema que todos avalamos cuando callamos. Si incluso nos asombramos de gente de un gobierno de turno que se enriquece usando información privilegiada, todos sabemos que se hace, todos lo vemos en nuestras ciudades, en nuestras regiones, contratos fraudulentos, acuerdos y ventas cerradas (chilecompras a la carta) y nunca dijimos nada.

 corruptos

Somos Cómplices

Suena duro decir que somos cómplices, suena duro decir que nuestro silencio fue parte de este juego, porque simplemente nos dejamos engatusar por odios, por diferencias, nos abanderamos y decidimos que ellos son los malos y estos otros los buenos, pero hoy queda de manifiesto que están todos revueltos.

Nosotros vivimos en una sociedad que compra el favor, que compra el compromiso, desde los regalos publicitarios hasta las invitaciones lo demuestran, yo mismo veía como entre empresas particulares regalaban viajes, entradas a partidos de fútbol o a espectáculos y tantas “movidas” para ganar favores, contratos o ventas, yo renuncié a un trabajo por no aceptar hacer “una movida” de millones de pesos y como buen elemento no corrupto, fui aplastado, amenazado y silenciado. Nosotros hemos avalado y mantenido esta cultura de conseguir el favor, el trabajo, el contrato por algo más, no por el mérito, si no que por la influencia, por el amigo, por el pariente, por el conocido. Tal vez me digan que es generalizar demasiado, pero no, el cambio de lo correcto, de lo adecuado debe enseñarse desde los hogares, tener mérito, ser y actuar con corrección, respetar las reglas hará que el que las quebrante quede en minoría y sea denunciado (que es distinto a ser delatado, como ocurre ahora).

Todos hemos aceptado el juego y hemos callado, pero mientras consigamos revisiones técnicas del auto pagando somos corruptos, mientras paguemos para acelerar un proceso nos sumamos a la corrupción y la alimentamos, mientras no le pongamos un “NO”, de nada sirven las marchas, las leyes o ser trending topic pidiendo que renuncien, porque seguiremos alimentando un sistema que no tiene debilidades, tiene personas y todos somos susceptibles de ser comprados, pero debemos aprender que no tenemos precio, que lo justo es lo adecuado, que la verdad y la transparencia son valores esenciales, porque no basta con ser transparente también se debe ser justo.

Tal vez debería terminar este simple desahogo con una solución a lo que pasa hoy, pero hasta yo se que estas palabras tienen tan poco alcance que sería inútil creerme un convocante al cambio, yo sólo decido mantener mi NO, Yo no pago por favores, Yo no me vendo para saltar lo correcto.

Leonardo Farfán

Publicado el 06/03/2015 en Poemas de un Caracol. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: