Las madres no deberían morir

Hoy ya no está, no sé si quería irse, sólo se que yo no quería que se fuera, tal vez estas palabras son mis lágrimas reclamando a Dios que escriba esta ley, para mi justa “las madres no deberían morir”, algunos pueden pensar que es un sentir egoísta, pero hoy mi dolor justifica cualquier egoísmo, justifica estas palabras.

Las manos que cuidaron, las miradas que corregían y consolaban, la sonrisa se fueron…creo que borraría las lágrimas, las penas, los cansancios, al menos eso intenté en mis días de hijo, se que a veces fui buen hijo y otras no tan bueno, espero haber sido más causa de orgullo que de decepción…

Las madres no deberían morir, quién llena un vacío que se llenó desde que era un sueño, desde que esperaba llegar, del primer abrazo, del primer beso, de la primera sonrisa, las madres no deberían morir.

Mis lágrimas son palabras, porque se que usted me quiere ver tranquilo y feliz, que siempre se preocupó por mi bienestar y felicidad, porque aún en la adultez yo no dejé de ser su hijo, su niño.

Usted no debió irse, yo no quiero…mi amor por usted permanecerá por siempre, porque usted para mi sigue estando aquí…necesito sentir y pensar que sigue aquí conmigo, las madres no deberían morir.

Usted vive junto a mi.

mi mama

A mi madre Marta Muñoz

Anuncios

Publicado el 19/08/2017 en Poemas de un Caracol. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: