Archivo de la categoría: Poemas de un Caracol

Tengo Asperger y aún no mato a nadie

Cada cierto tiempo cuando se presentan casos de personas con personalidades extravagantes o bien introvertidas que provocan muertes masivas es que siempre alguien siembra la duda con un diagnóstico (casi al nivel de revelación divina) en que señalan al Síndrome de Asperger como condición de estas personas.

De hecho cuando se comenzó a hacer fuerte la teoría de que el copiloto del avión de Germanwings había estrellado intencionalmente la nave con 150 pasajeros, pensé: “cuanto tiempo se demorarán en decir que seguro tendría Asperger”, esto pasó en estos días, no voy a nombrar al sujeto que lo señaló, mencionar su nombre es darle demasiado mérito. Si se pregunta usted porqué yo esperaba así fuera, es que simplemente ya antes lo habían hecho con otros asesinatos masivos en los Estados Unidos y en Europa, en que una forma para explicar este tipo de personalidades y resentimientos se toma al Síndrome de Asperger como un molde adecuado para asignar a dichos personajes.

Yo como persona con Síndrome de Asperger me siento bastante agredido (y sin llegar a tener instintos asesinos) creo que es un juicio pobre, un pensamiento que sólo nace de la ignorancia de lo que es el Espectro Autista y el Síndrome de Asperger en sí.

Si ahondáramos en este análisis una personas con Síndrome de Asperger pudiendo tener un potencial de asesino como cualquier otra persona, puedo señalar que las personas con Síndrome de Asperger que somos personas por lo general introvertidas, que muchas veces ante la crisis tendemos a ser muy autodestructivos (en la mente con auto-juicios y  auto estima), que si bien sufrimos la impotencia del ataque de los otros no tendemos a responder como responde el normal de las personas a las agresiones, si bien se acumula muchas emociones sin encontrar a veces la forma de salir, difícilmente serán canalizadas con un arma en contra otras personas.

asperger asesinos.png

Muchas veces se tiene el prejuicio de que las personas en el Espectro Autista son violentas, esta visión mirada bajo el prisma de la interacción con un medio ambiente que violenta a veces demasiado, en que se reciben sensaciones con volúmenes multiplicados, descarta esa teoría del ser violento y se comprende como una respuesta a una situación, es decir la violencia que podría observarse es una respuesta al medio mas que una actitud odiosa ante el otro.

Además se debe considerar el tema de las emociones en el Espectro Autista, porque uno siente intensamente y aunque como todas las personas a veces quisiéramos tener un puño vengador, creo que hablo por la mayoría en que por lo general, el silencio, morderse los labios y salir es la forma de respuesta normal ante la agresión.

Me parece asombroso que se destaque un Síndrome como elemento de causa de un asesinato, pues entonces 1 de cada 150 personas al menos (usando la estadística menos alarmante para la normalidad)  somos potenciales asesinos masivos, odiosamente resentidos y con características al límite de rasgos psicopáticos.

Si usted no conoce y no sabe del Síndrome de Asperger probablemente le encontrará sentido, pues no sabe lo que significa tener Asperger, pues tenerlo implica simplemente que mi relación con el medio ambiente es diferente, que mis interacciones se ven alteradas por mi forma de percibir y entender el mundo, que no tengo claridad en muchas formas de lenguaje y de comunicación tradicional, que requiero de apoyos en el área de percepción sensorial, que requiero instrucciones claras y precisas, que soy un pensador visual, que mi forma de interpretar el medio es básicamente diferente, que mis expresiones son diferentes, pero significativas, que muchas veces la arrogancia es una defensa mas que un ataque, que el aislarme es simplemente tratar de sentirme cómodo y seguro mas que una expresión de rechazo al otro, y muchas cosas mas.

En definitiva y a modo muy personal creo que la estupidez alcanza para muchas cosas y este es un ejemplo de esa realidad, este caballero no entiende que hay familias con hijos con ese diagnóstico que les estas entregando un mensaje atroz, además si hay entre los familiares de las víctimas personas con este diagnóstico, ¿qué mensaje se les entrega?. Yo conocía a una persona en ese vuelo, por razones de trabajo una de esas personas visito las oficinas de mi trabajo y pudimos compartir, conversar, una gran profesional que lamentablemente tomó ese vuelo y una persona ante una decisión trágica y egoísta decidió poner fin a su vida en conjunto con otros, yo en respeto a su memoria es que puedo decir que lo que se ha dicho es una estupidez, una gran estupidez, en tan grande que yo podría decir que el 99,8 % de los asesinos en el mundo NO TIENEN SÍNDROME DE ASPERGER y ante ese contraste quiénes tienen el real problema.

Yo con estas palabras busco centrar el debate y del cómo nos referimos al diferente, como Aspergers ya hemos cargado con demasiados asesinos, genios, personajes extravagantes, etc. Somos personas; buenas, malas a veces, felices, tristes, bromistas, serios, callados, habladores, solitarios y a veces apegados, estructurados o dispersos, somos personas, nuestra forma Asperger de ser no es mas condicionante de ser un asesino como la tuya al haber nacido bajo la etiqueta de la “normalidad”.

No soy una persona que sepa de criminología, pero sé de Asperger, de mi Asperger que en contacto con otras personas con Asperger sé que es similar y común a todos en muchos aspectos.

Cuando hablamos de personas con Síndrome de Asperger, hablamos  de personas primero, no de un tipo o clase de personas, hablamos de personas diferentes, pero no caigamos en poner una especie de cartel de “Asesino potencial” a personas que se esfuerzan día a día por ser felices, por intentar amar y ser amados, porque insisto si fuera por colocar carteles es mas común encontrar asesinos fuera del Espectro Autista que dentro de él.

(si usted no está de acuerdo conmigo, no se preocupe, no lo asesinaré)

Leonardo Caracol Farfán

LA CORRUPCION DE LOS CORRUPTOS

Hace tiempo no escribo una nota, he querido hacerlo hoy pensando en desahogar un poco esto que hoy pasa en mi país, no soy un cientista político, tampoco un gran pensador,  ni mucho menos un gran escritor, pero ante las cosas que pasan y leo, creo que si puedo hacer un análisis simple, intentando despolitizar esto que pasa, sin tomar defensa ni atacar a un sector en específico, tal vez ya eso no le gustará a algunos, pero bueno es mi idea.

La Corrupción de los Corruptos

Hoy estamos ante un juicio que llamamos histórico, gente que ha robado millones hoy arriesga ir a a¿la carcél, desde 541 dias, 5 años y casualmente los con menos dinero hasta 10 años, tomando en cuenta las penas y los montos, esto ya parece una broma de mal gusto, una persona que roba un celular puede ir 5 años a la cárcel, entra esposado, queda detenido, ellos llegan con sus trajes, en sus autos como si nada, otros renuncian a sus cargos y se esconden con sus ganancias (cosa aún mas aberrante). Pero veo esto y acaso no era algo que todos sabían, no es algo que todos saben que hay empresas que financian a los políticos y que evidentemente eso tiene y genera un compromiso a la hora de legislar, no es acaso una realidad que hoy solo ha quedado a la luz porque una persona corrompió ese secreto (el corrupto de la corrupción), volviéndose un corrupto de esta sabida verdad silenciada que habló, porque el estado acá no hizo nada, no detectó nada, no se dio cuenta nunca de nada, acá se sabe por un corrupto de este sistema que todos avalamos cuando callamos. Si incluso nos asombramos de gente de un gobierno de turno que se enriquece usando información privilegiada, todos sabemos que se hace, todos lo vemos en nuestras ciudades, en nuestras regiones, contratos fraudulentos, acuerdos y ventas cerradas (chilecompras a la carta) y nunca dijimos nada.

 corruptos

Somos Cómplices

Suena duro decir que somos cómplices, suena duro decir que nuestro silencio fue parte de este juego, porque simplemente nos dejamos engatusar por odios, por diferencias, nos abanderamos y decidimos que ellos son los malos y estos otros los buenos, pero hoy queda de manifiesto que están todos revueltos.

Nosotros vivimos en una sociedad que compra el favor, que compra el compromiso, desde los regalos publicitarios hasta las invitaciones lo demuestran, yo mismo veía como entre empresas particulares regalaban viajes, entradas a partidos de fútbol o a espectáculos y tantas “movidas” para ganar favores, contratos o ventas, yo renuncié a un trabajo por no aceptar hacer “una movida” de millones de pesos y como buen elemento no corrupto, fui aplastado, amenazado y silenciado. Nosotros hemos avalado y mantenido esta cultura de conseguir el favor, el trabajo, el contrato por algo más, no por el mérito, si no que por la influencia, por el amigo, por el pariente, por el conocido. Tal vez me digan que es generalizar demasiado, pero no, el cambio de lo correcto, de lo adecuado debe enseñarse desde los hogares, tener mérito, ser y actuar con corrección, respetar las reglas hará que el que las quebrante quede en minoría y sea denunciado (que es distinto a ser delatado, como ocurre ahora).

Todos hemos aceptado el juego y hemos callado, pero mientras consigamos revisiones técnicas del auto pagando somos corruptos, mientras paguemos para acelerar un proceso nos sumamos a la corrupción y la alimentamos, mientras no le pongamos un “NO”, de nada sirven las marchas, las leyes o ser trending topic pidiendo que renuncien, porque seguiremos alimentando un sistema que no tiene debilidades, tiene personas y todos somos susceptibles de ser comprados, pero debemos aprender que no tenemos precio, que lo justo es lo adecuado, que la verdad y la transparencia son valores esenciales, porque no basta con ser transparente también se debe ser justo.

Tal vez debería terminar este simple desahogo con una solución a lo que pasa hoy, pero hasta yo se que estas palabras tienen tan poco alcance que sería inútil creerme un convocante al cambio, yo sólo decido mantener mi NO, Yo no pago por favores, Yo no me vendo para saltar lo correcto.

Leonardo Farfán

El valor de la diferencia y la neurodiversidad

Este es un artículo que rescaté, lo había olvidado y hoy me lo recordaron:

Leonardo Farfán* fue diagnosticado de Asperger en la edad adulta. En esta columna comparte su experiencia personal y analiza la situación de Chile en relación a temas como la inclusión y no discriminación. Además, realiza una invitación a aceptar la neurodiversidad.

Yo no podría mentir. Soy un ser humano bendecido y rodeado de buenas personas que siempre me han alentado y me han cuidado. Por muchos años mi condición de Asperger fue desconocida por lo que no había razones que explicaran mi personalidad diferente. Simplemente crecí como un niño poco sociable, silencioso y de carácter extraño.

 Estoy seguro que el amor, cuidado, atención y dedicación de mis padres me permitieron estar bien. A pesar de que pensaba y era diferente, logré protegerme, adaptarme y pasar desapercibido.

 Hoy, al analizar el costo emocional y la angustia que viví en esos años, lamento que las cosas no hayan sido de otra manera. Durante muchos años la pena me superaba y yo no podía comprender por qué me sentía tan diferente.  Al evaluar esa época creo que la superación vino con el amor de mis seres queridos. Sentirme reafirmado en cada paso y respaldado incluso en el error fue clave. Sin lugar a dudas el amor ha sido mi terapia, mi tratamiento, mi medicina. No pretendo sonar romántico, pero sentirme amado quitó toda angustia, toda pena, toda descompensación emocional.

 Gracias al apoyo que siempre tuve logré adaptarme a un mundo que en ocasiones tiene dificultades para abrir espacios y aceptar la diferencia.  No soy pesimista al analizar la realidad chilena y estoy seguro que en nuestro país existe un gran deseo de inclusión y de generar espacios tanto para las personas con capacidades diferentes como para todos los grupos que puedan ser considerados minoritarios. Sin embargo, también creo que las voces que excluyen y que discriminan son las más violentas, las que suenan más fuerte y las con mayor eco en nuestra sociedad.

Es importante comprender que el miedo y la ignorancia son las raíces de todo acto de discriminación. Cuando vemos a niños, niñas, jóvenes y adultos que son mirados como seres extraños por parecer, por actuar, por hablar, por no hablar o por expresarse de forma distinta entendemos que las personas aún no entienden que vivimos en un mundo diverso, un mundo neurodiverso, en que hay muchos tipos de mentes, muchos tipos de expresiones, muchos tipos de seres humanos y que todos tenemos derecho a compartir este espacio, este país, este mundo.

 Hay mucho trabajo por hacer. Debemos educar, derribar mitos y acabar con los temores. En este punto quiero ser muy claro; la inclusión no se logra por decretos ni por leyes, la inclusión se enseña y se aprende en los hogares y en las familias. Ni la mejor de las legislaciones inclusivas sirve si este principio no está enraizado en el corazón de las personas y de la sociedad. Si hoy hablamos de inclusión es porque excluimos.

 Alguien pesimista diría que en Chile falta todo para desarrollar una verdad cultura de inclusión pero yo soy  realista y aunque algunos piensen que estoy loco creo que nos falta muy poco. Solo nos falta atrevernos a creer que todos tenemos un lugar. Redefinir la diversidad, redefinir el ser iguales pero distintos, entender que no tenemos que pensar de igual forma, entender que la felicidad y la realización personal se expresa de muchas maneras.

 La inclusión implica dar asistencia a quienes la necesitan pero, por sobretodo, implica brindar oportunidades para quienes tienen las capacidades. Hemos aprendido a limitar por la etiqueta. Yo creo que la etiqueta no es un límite sino que una característica más. Las personas son mucho más que un diagnóstico (autismo, asperger, disfasia, down, etc.) y pueden entregar mucho más de lo que creemos.

 Es hora de comenzar a aceptar la neurodiversidad y la neurounicidad – mentes diversas y mentes únicas-  para así crear una cultura neurodiversa en la que todos tengamos un espacio y un lugar.

 Leonardo Caracol

*Leonardo Farfán, director y fundador de Amasperger Chile. Autor de los libros “Confesiones de un caracol” y “Un corazón Autista”

Día de los derechos de todos, incluyendo a la Discapacidad (la deuda de una sociedad excluyente)

Estos últimos días he observado y creo que todos hemos observado cómo se invade con información respecto a la “discapacidad”,  Teletón, día de la discapacidad, actividades asociadas, incluso una comisión asesora presidencial respecto al tema en Chile, vengo llegando de México al menos es muy similar la situación, pero lo que para algunos es relevante en uno o dos días para otros se vive el resto del año, los que viven la “discapacidad”, los que vivimos asociados en el trabajo en torno a la “discapacidad”, en hacerla visible, en transformarla en más que una silla de ruedas, sino que en mostrar personas, vidas, pero por sobre todo en potenciales.

He pensado y pensado, porque siempre intento ser mas bien conciliador, intento siempre ir a la intención de la acción mas que a la misma acción o a sus resultados finales, creo que uno debe ir al corazón o al espíritu de las propuestas y acciones mas que a las personas o los resultados finales, pero creo que hay temas en los que no se resiste análisis.

Es cierto que las grandes campañas relacionadas a la DIVERSIDAD FUNCIONAL (“discapacidad”) hacen mucho, hacen el trabajo que el Estado no hace, ayudan a muchas personas y mas allá de las personas, de los grandes montos de dinero, de las rebajas de impuesto y todos los posibles cuestionamientos posibles, esto se ve en ayuda real, tangible y material, esta es una realidad innegable. Pero no es suficiente, y alguien dirá, pero si son miles de millones de pesos, que mas quieren? Y tal vez la respuesta sea extraña, diferente o hasta ridícula para algunos, pero lo que se necesita es igualdad de derechos, es inclusión, es derecho a estudiar, a ir al colegio, a estudiar en la universidad, a ser profesional, a trabajar, a casarme, a ser padre a ser madres, en definitiva a ser tratado como una persona mas, una persona diversa funcionalmente, pero persona al fin y al cabo.

Por años la discapacidad es tema gracias a estas grandes campañas, pero hay formas y formas de imponer los temas, y esta posibilidad de rehabilitación ha demostrado las capacidades y talentos de las personas diversas funcionalmente y han buscado eliminar la vista lastimera y asistencialista, exigiendo el ser tratada como personas, como todos,  como iguales ante los demás, sin tratamientos especiales, sin miradas de pena, sin provocar angustia del cómo ser tratados.

En este mismo marco de actividades hace unos días se creó la comisión asesora presidencial… (el nombre sigue, pero termina en discapacidad), asistí al evento, y quedé  silente y pensativo, pues pensé que los objetivos serían importantes, que las cosas apuntarían de manera diferente, pero mas de lo mismo construido y elaborado por los mismos, solo nos llevará a lo mismo, se requieren menos comisiones y mas acciones, menos gastos en expertos y mas gastos en políticas inclusivas, los discursos inclusivos son bonitos, pero actuar inclusivamente es el punto del cambio, ¿hay que hacer análisis para decir que las personas diversas funcionalmente a diario son vulneradas en sus derechos? ¡Qué son sacadas de las aulas y de las escuelas!, ¡Qué no son aceptadas en los trabajos!, la solución  para las personas diversas funcionalmente no son escuelas apartadas es EDUCACION INCLUSIVA, no es un taller laboral es TRABAJO (remunerado y digno), ¿es necesario seguir evaluando el tema? Cuánto tiempo mas hay que esperar para ser considerados como personas en igualdad de derechos ante otros. Seguimos creando divisiones  y creyendo que los tratos especiales solucionan, pero no queremos tratos especiales, queremos trato justo, queremos igualdad de derechos no comisiones de comisiones y mas comisiones que a la larga no son resolutivas.

Hoy escribo en este día, porque hoy es el día de los Derechos Humanos, de todos, de los que tienen todos sus miembros y de los que no, de los que tienen todos sus sentidos y de los que no, de los que neurológicamente están dentro de los estándares de normalidad y de los que no,  hoy es mi día, el día de mis derechos como persona, mas allá de mi condición, si las personas “normales” necesitan celebrar “la discapacidad” es problema de las personas normales, yo celebro mi calidad de persona,  de sujeto de derechos, de derechos ganados por muchos en batallas anteriores, un derecho no es una donación, no es un favor, no es una excepción, es algo con lo que nazco, algo que tengo sólo por ser persona, si, tengo autismo y soy persona. Soy persona todos los días del año, autista, asperger, pero primero persona.

Por mis derechos, por los derechos de todos, por mi derecho a disentir con respeto a los otros y en forma constructiva, para que juntos creemos una sociedad justa e inclusiva, debemos cambiar nuestra mirada y hacer que la “discapacidad” sea un tema todos los días del año para que un día llegue a no ser tema, sino que parte de la normalidad.

pensamiento

Leonardo Farfán Muñoz

La rehabilitación tiene sentido dentro de la inclusión

No tengo una idea para aportar que pueda sostener la rehabilitación de las personas diversas físicamente, se que lo que hay no es lo mejor, que el Estado debiera ser mas protagonista, que los impuestos y no las donaciones deberían sustentar sus procesos terapéuticos, no puedo decir NO, puedo decir podríamos hacer algo mejor, algo diferente, algo mas justo, muchos eligen el sentir lastima en lugar de sentir empatía, nos acostumbramos a ver a las personas con diversidad física pidiendo en las calles, pero hoy hay abogados, ingenieros, músicos, atletas, profesores, el asistencialismo no es algo sustentable en la realidad de la persona diversa, “dame las herramientas y te demostraré que puedo”, los actos de caridad no estan sustentados por amor, quien da por caridad no da por amor, muchos creen hacer mucho al dar dinero, pero las actitudes, la forma de ser y actuar inclusivamente es la que nos dará un cambio de sociedad, por años les hemos enseñado que incluir es dar dinero, si conjugo el verbo en “nosotros” porque todos somos parte de este país, hemos creado una cultura discapacitante en lugar de ser una cultura inclusiva, con mi dinero mitigo mi culpa de no incluir. Hoy muchos trabajamos para que eso cambie, espero un día no se deban hacer campañas y que el estado haga lo suyo, que la sociedad cree espacios, que nadie inspirado por pena o lástima de a otra persona solo por ser diferente y de rebote rebaje impuestos…Creo en que juntos crearemos una mejor sociedad, un mejor país, hablándonos con respeto, aprendiendo de nuestros errores, avanzando juntos, creando propuestas, siendo constructivos y responsables, yo no puedo decir que No, porque muchos necesitan hoy ese Sí, algunos dan por lastima, yo doy por amor, si alguien se lo queda, se lo roba o me mintió para que diera, ese es un problema de esa persona con Dios. Yo trabajo porque un día no haya que pedir por un derecho, yo sueño por que no hayan mas “tones” para que una persona consiga una medicina, porque una persona tenga una prótesis o un tratamiento costoso, no mas bingos ni rifas, que el derecho a vivir, a crecer y desarrollarse a la máxima expresión sea para todos, mas alla de ver cuantas extremidades tenemos, cuantos sentidos tenemos o de como pensamos. Todos iguales en derechos, todos con derecho a ser diferentes.

Leonardo Farfán

Yo y mi Antiyo, un Asperger fingiendo normalidad

Descubrir, comprender y aceptar tu diferencia cuando eres adulto implica que hay una niñez, una adolescencia y una juventud que no pueden ser re-escritas, te enfrentas a la realidad de no haber sido tú, de haber vivido siendo una persona que por mucho tiempo se validó ante el resto siendo otros, mirando a otros, imitando a otros, te das cuenta de tus debilidades y las ensayas.

Cuando te das cuenta que no eres capaz de inferir desde los rostros te vuelves un experto en la interpretación ya que vas estudiando y analizando rostros y vuelves tu debilidad congénita en fortaleza a través de un proceso aprendido y lo desarrollas a diario, y sumas el estrés de tener que comprender esos rostros, así mismo trabajas las expresiones, los dobles sentidos, los aprendes porque te das cuenta que no te reirás con todos si no los entiendes, que quedarás como lento, como “santurrón” y así creas una gran enciclopedia de dobles sentidos y expresiones y tu mente ensaya buscarlas e interpretarlas o reírte incluso antes de todos, porque juegas a ser el primero en decir algo (tienes que estar muy seguro que lo comprendiste), y así  de repente te das cuenta que te conviertes en tu antítesis, en tu “no yo”, eres otro, casi un Antiasperger.

Cuando comprendes cómo eres, cómo funcionas, cómo vives ,  cómo expresas es que puedes empezar a darte cuenta que ser así no es malo, que no entender a veces está bien, que no reírte aunque todos se rían es tu opción, es que poco a poco me acepté yo primero, tengo muchos defectos y lo asumo, pero ser y pensar como soy no es un defecto, es mi forma de interpretar el mundo y mi forma de vivir esta vida, hoy yo negocio con la normalidad sin dejar de ser yo, porque deseo que la normalidad comprenda y acepta que es “normal” ser diferente.

Muchas veces los esfuerzos apuntan a que yo actúe como un antiyo, un antiasperger, pero creo que hay que establecer un equilibrio entre lo que soy y como debo adaptarme, pero también en el resto de la normalidad, en que el resto de las personas deben adaptarse a mi forma de ser, cuando me enfrento a personas que saben que vivo en el espectro autista no saben como abordarme, como tratarme, como acercarse y eso te incomoda, porque uno quiere que te hablen como les hablan a todos, que se acerquen como siempre, sólo deben comprender que a veces mi reacción es diferente y estar atenta a eso.

¿Por qué escribo esto?, porque quiero comprendas lo complejo que es decir tengo asperger y ser funcional. En lo personal el funcionar me lleva un desgaste de pensar mil cosas por minuto, en cada detalle, pero sabes poco a poco en este proceso de aceptarme he entendido que debo ser yo, intentar comprender que no debo ser “perfecto”, que ser “yo” está bien, yo un asperger que vivió como antiasperger, que hoy enseña sobre ser y vivir en el Espectro Autista, ni el mejor, no el peor, ni el que sabe todo, de hecho creo que sé poquito.

Yo me esfuerzo en adaptarme a diario a ti, a ustedes, a veces lo hago bien otras lo hago muy mal, pero lo hago, se que otros como yo han decidido simplemente no hacerlo y se han ido al extremo, pero en la vida todos negociamos, tranzamos, nos aceptamos renunciando un poco a uno sin dejar de ser uno, por querer estar con el otro, contigo.

Hay mas de ustedes, que los que hay como yo, sólo esa es mi desventaja.l

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.906 seguidores