El valor de la diferencia y la neurodiversidad

Este es un artículo que rescaté, lo había olvidado y hoy me lo recordaron:

Leonardo Farfán* fue diagnosticado de Asperger en la edad adulta. En esta columna comparte su experiencia personal y analiza la situación de Chile en relación a temas como la inclusión y no discriminación. Además, realiza una invitación a aceptar la neurodiversidad.

Yo no podría mentir. Soy un ser humano bendecido y rodeado de buenas personas que siempre me han alentado y me han cuidado. Por muchos años mi condición de Asperger fue desconocida por lo que no había razones que explicaran mi personalidad diferente. Simplemente crecí como un niño poco sociable, silencioso y de carácter extraño.

 Estoy seguro que el amor, cuidado, atención y dedicación de mis padres me permitieron estar bien. A pesar de que pensaba y era diferente, logré protegerme, adaptarme y pasar desapercibido.

 Hoy, al analizar el costo emocional y la angustia que viví en esos años, lamento que las cosas no hayan sido de otra manera. Durante muchos años la pena me superaba y yo no podía comprender por qué me sentía tan diferente.  Al evaluar esa época creo que la superación vino con el amor de mis seres queridos. Sentirme reafirmado en cada paso y respaldado incluso en el error fue clave. Sin lugar a dudas el amor ha sido mi terapia, mi tratamiento, mi medicina. No pretendo sonar romántico, pero sentirme amado quitó toda angustia, toda pena, toda descompensación emocional.

 Gracias al apoyo que siempre tuve logré adaptarme a un mundo que en ocasiones tiene dificultades para abrir espacios y aceptar la diferencia.  No soy pesimista al analizar la realidad chilena y estoy seguro que en nuestro país existe un gran deseo de inclusión y de generar espacios tanto para las personas con capacidades diferentes como para todos los grupos que puedan ser considerados minoritarios. Sin embargo, también creo que las voces que excluyen y que discriminan son las más violentas, las que suenan más fuerte y las con mayor eco en nuestra sociedad.

Es importante comprender que el miedo y la ignorancia son las raíces de todo acto de discriminación. Cuando vemos a niños, niñas, jóvenes y adultos que son mirados como seres extraños por parecer, por actuar, por hablar, por no hablar o por expresarse de forma distinta entendemos que las personas aún no entienden que vivimos en un mundo diverso, un mundo neurodiverso, en que hay muchos tipos de mentes, muchos tipos de expresiones, muchos tipos de seres humanos y que todos tenemos derecho a compartir este espacio, este país, este mundo.

 Hay mucho trabajo por hacer. Debemos educar, derribar mitos y acabar con los temores. En este punto quiero ser muy claro; la inclusión no se logra por decretos ni por leyes, la inclusión se enseña y se aprende en los hogares y en las familias. Ni la mejor de las legislaciones inclusivas sirve si este principio no está enraizado en el corazón de las personas y de la sociedad. Si hoy hablamos de inclusión es porque excluimos.

 Alguien pesimista diría que en Chile falta todo para desarrollar una verdad cultura de inclusión pero yo soy  realista y aunque algunos piensen que estoy loco creo que nos falta muy poco. Solo nos falta atrevernos a creer que todos tenemos un lugar. Redefinir la diversidad, redefinir el ser iguales pero distintos, entender que no tenemos que pensar de igual forma, entender que la felicidad y la realización personal se expresa de muchas maneras.

 La inclusión implica dar asistencia a quienes la necesitan pero, por sobretodo, implica brindar oportunidades para quienes tienen las capacidades. Hemos aprendido a limitar por la etiqueta. Yo creo que la etiqueta no es un límite sino que una característica más. Las personas son mucho más que un diagnóstico (autismo, asperger, disfasia, down, etc.) y pueden entregar mucho más de lo que creemos.

 Es hora de comenzar a aceptar la neurodiversidad y la neurounicidad – mentes diversas y mentes únicas-  para así crear una cultura neurodiversa en la que todos tengamos un espacio y un lugar.

 Leonardo Caracol

*Leonardo Farfán, director y fundador de Amasperger Chile. Autor de los libros “Confesiones de un caracol” y “Un corazón Autista”

Publicado en Poemas de un Caracol | Deja un comentario

Día de los derechos de todos, incluyendo a la Discapacidad (la deuda de una sociedad excluyente)

Estos últimos días he observado y creo que todos hemos observado cómo se invade con información respecto a la “discapacidad”,  Teletón, día de la discapacidad, actividades asociadas, incluso una comisión asesora presidencial respecto al tema en Chile, vengo llegando de México al menos es muy similar la situación, pero lo que para algunos es relevante en uno o dos días para otros se vive el resto del año, los que viven la “discapacidad”, los que vivimos asociados en el trabajo en torno a la “discapacidad”, en hacerla visible, en transformarla en más que una silla de ruedas, sino que en mostrar personas, vidas, pero por sobre todo en potenciales.

He pensado y pensado, porque siempre intento ser mas bien conciliador, intento siempre ir a la intención de la acción mas que a la misma acción o a sus resultados finales, creo que uno debe ir al corazón o al espíritu de las propuestas y acciones mas que a las personas o los resultados finales, pero creo que hay temas en los que no se resiste análisis.

Es cierto que las grandes campañas relacionadas a la DIVERSIDAD FUNCIONAL (“discapacidad”) hacen mucho, hacen el trabajo que el Estado no hace, ayudan a muchas personas y mas allá de las personas, de los grandes montos de dinero, de las rebajas de impuesto y todos los posibles cuestionamientos posibles, esto se ve en ayuda real, tangible y material, esta es una realidad innegable. Pero no es suficiente, y alguien dirá, pero si son miles de millones de pesos, que mas quieren? Y tal vez la respuesta sea extraña, diferente o hasta ridícula para algunos, pero lo que se necesita es igualdad de derechos, es inclusión, es derecho a estudiar, a ir al colegio, a estudiar en la universidad, a ser profesional, a trabajar, a casarme, a ser padre a ser madres, en definitiva a ser tratado como una persona mas, una persona diversa funcionalmente, pero persona al fin y al cabo.

Por años la discapacidad es tema gracias a estas grandes campañas, pero hay formas y formas de imponer los temas, y esta posibilidad de rehabilitación ha demostrado las capacidades y talentos de las personas diversas funcionalmente y han buscado eliminar la vista lastimera y asistencialista, exigiendo el ser tratada como personas, como todos,  como iguales ante los demás, sin tratamientos especiales, sin miradas de pena, sin provocar angustia del cómo ser tratados.

En este mismo marco de actividades hace unos días se creó la comisión asesora presidencial… (el nombre sigue, pero termina en discapacidad), asistí al evento, y quedé  silente y pensativo, pues pensé que los objetivos serían importantes, que las cosas apuntarían de manera diferente, pero mas de lo mismo construido y elaborado por los mismos, solo nos llevará a lo mismo, se requieren menos comisiones y mas acciones, menos gastos en expertos y mas gastos en políticas inclusivas, los discursos inclusivos son bonitos, pero actuar inclusivamente es el punto del cambio, ¿hay que hacer análisis para decir que las personas diversas funcionalmente a diario son vulneradas en sus derechos? ¡Qué son sacadas de las aulas y de las escuelas!, ¡Qué no son aceptadas en los trabajos!, la solución  para las personas diversas funcionalmente no son escuelas apartadas es EDUCACION INCLUSIVA, no es un taller laboral es TRABAJO (remunerado y digno), ¿es necesario seguir evaluando el tema? Cuánto tiempo mas hay que esperar para ser considerados como personas en igualdad de derechos ante otros. Seguimos creando divisiones  y creyendo que los tratos especiales solucionan, pero no queremos tratos especiales, queremos trato justo, queremos igualdad de derechos no comisiones de comisiones y mas comisiones que a la larga no son resolutivas.

Hoy escribo en este día, porque hoy es el día de los Derechos Humanos, de todos, de los que tienen todos sus miembros y de los que no, de los que tienen todos sus sentidos y de los que no, de los que neurológicamente están dentro de los estándares de normalidad y de los que no,  hoy es mi día, el día de mis derechos como persona, mas allá de mi condición, si las personas “normales” necesitan celebrar “la discapacidad” es problema de las personas normales, yo celebro mi calidad de persona,  de sujeto de derechos, de derechos ganados por muchos en batallas anteriores, un derecho no es una donación, no es un favor, no es una excepción, es algo con lo que nazco, algo que tengo sólo por ser persona, si, tengo autismo y soy persona. Soy persona todos los días del año, autista, asperger, pero primero persona.

Por mis derechos, por los derechos de todos, por mi derecho a disentir con respeto a los otros y en forma constructiva, para que juntos creemos una sociedad justa e inclusiva, debemos cambiar nuestra mirada y hacer que la “discapacidad” sea un tema todos los días del año para que un día llegue a no ser tema, sino que parte de la normalidad.

pensamiento

Leonardo Farfán Muñoz

Publicado en Poemas de un Caracol | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La rehabilitación tiene sentido dentro de la inclusión

No tengo una idea para aportar que pueda sostener la rehabilitación de las personas diversas físicamente, se que lo que hay no es lo mejor, que el Estado debiera ser mas protagonista, que los impuestos y no las donaciones deberían sustentar sus procesos terapéuticos, no puedo decir NO, puedo decir podríamos hacer algo mejor, algo diferente, algo mas justo, muchos eligen el sentir lastima en lugar de sentir empatía, nos acostumbramos a ver a las personas con diversidad física pidiendo en las calles, pero hoy hay abogados, ingenieros, músicos, atletas, profesores, el asistencialismo no es algo sustentable en la realidad de la persona diversa, “dame las herramientas y te demostraré que puedo”, los actos de caridad no estan sustentados por amor, quien da por caridad no da por amor, muchos creen hacer mucho al dar dinero, pero las actitudes, la forma de ser y actuar inclusivamente es la que nos dará un cambio de sociedad, por años les hemos enseñado que incluir es dar dinero, si conjugo el verbo en “nosotros” porque todos somos parte de este país, hemos creado una cultura discapacitante en lugar de ser una cultura inclusiva, con mi dinero mitigo mi culpa de no incluir. Hoy muchos trabajamos para que eso cambie, espero un día no se deban hacer campañas y que el estado haga lo suyo, que la sociedad cree espacios, que nadie inspirado por pena o lástima de a otra persona solo por ser diferente y de rebote rebaje impuestos…Creo en que juntos crearemos una mejor sociedad, un mejor país, hablándonos con respeto, aprendiendo de nuestros errores, avanzando juntos, creando propuestas, siendo constructivos y responsables, yo no puedo decir que No, porque muchos necesitan hoy ese Sí, algunos dan por lastima, yo doy por amor, si alguien se lo queda, se lo roba o me mintió para que diera, ese es un problema de esa persona con Dios. Yo trabajo porque un día no haya que pedir por un derecho, yo sueño por que no hayan mas “tones” para que una persona consiga una medicina, porque una persona tenga una prótesis o un tratamiento costoso, no mas bingos ni rifas, que el derecho a vivir, a crecer y desarrollarse a la máxima expresión sea para todos, mas alla de ver cuantas extremidades tenemos, cuantos sentidos tenemos o de como pensamos. Todos iguales en derechos, todos con derecho a ser diferentes.

Leonardo Farfán

Publicado en Poemas de un Caracol | Deja un comentario

Yo y mi Antiyo, un Asperger fingiendo normalidad

Descubrir, comprender y aceptar tu diferencia cuando eres adulto implica que hay una niñez, una adolescencia y una juventud que no pueden ser re-escritas, te enfrentas a la realidad de no haber sido tú, de haber vivido siendo una persona que por mucho tiempo se validó ante el resto siendo otros, mirando a otros, imitando a otros, te das cuenta de tus debilidades y las ensayas.

Cuando te das cuenta que no eres capaz de inferir desde los rostros te vuelves un experto en la interpretación ya que vas estudiando y analizando rostros y vuelves tu debilidad congénita en fortaleza a través de un proceso aprendido y lo desarrollas a diario, y sumas el estrés de tener que comprender esos rostros, así mismo trabajas las expresiones, los dobles sentidos, los aprendes porque te das cuenta que no te reirás con todos si no los entiendes, que quedarás como lento, como “santurrón” y así creas una gran enciclopedia de dobles sentidos y expresiones y tu mente ensaya buscarlas e interpretarlas o reírte incluso antes de todos, porque juegas a ser el primero en decir algo (tienes que estar muy seguro que lo comprendiste), y así  de repente te das cuenta que te conviertes en tu antítesis, en tu “no yo”, eres otro, casi un Antiasperger.

Cuando comprendes cómo eres, cómo funcionas, cómo vives ,  cómo expresas es que puedes empezar a darte cuenta que ser así no es malo, que no entender a veces está bien, que no reírte aunque todos se rían es tu opción, es que poco a poco me acepté yo primero, tengo muchos defectos y lo asumo, pero ser y pensar como soy no es un defecto, es mi forma de interpretar el mundo y mi forma de vivir esta vida, hoy yo negocio con la normalidad sin dejar de ser yo, porque deseo que la normalidad comprenda y acepta que es “normal” ser diferente.

Muchas veces los esfuerzos apuntan a que yo actúe como un antiyo, un antiasperger, pero creo que hay que establecer un equilibrio entre lo que soy y como debo adaptarme, pero también en el resto de la normalidad, en que el resto de las personas deben adaptarse a mi forma de ser, cuando me enfrento a personas que saben que vivo en el espectro autista no saben como abordarme, como tratarme, como acercarse y eso te incomoda, porque uno quiere que te hablen como les hablan a todos, que se acerquen como siempre, sólo deben comprender que a veces mi reacción es diferente y estar atenta a eso.

¿Por qué escribo esto?, porque quiero comprendas lo complejo que es decir tengo asperger y ser funcional. En lo personal el funcionar me lleva un desgaste de pensar mil cosas por minuto, en cada detalle, pero sabes poco a poco en este proceso de aceptarme he entendido que debo ser yo, intentar comprender que no debo ser “perfecto”, que ser “yo” está bien, yo un asperger que vivió como antiasperger, que hoy enseña sobre ser y vivir en el Espectro Autista, ni el mejor, no el peor, ni el que sabe todo, de hecho creo que sé poquito.

Yo me esfuerzo en adaptarme a diario a ti, a ustedes, a veces lo hago bien otras lo hago muy mal, pero lo hago, se que otros como yo han decidido simplemente no hacerlo y se han ido al extremo, pero en la vida todos negociamos, tranzamos, nos aceptamos renunciando un poco a uno sin dejar de ser uno, por querer estar con el otro, contigo.

Hay mas de ustedes, que los que hay como yo, sólo esa es mi desventaja.l

Publicado en Poemas de un Caracol | 1 comentario

Los profitadores de la discapacidad

Cuando terminé de escribir este texto se lo presenté a mi círculo cercano, me dijeron que sería complejo, que algunos podrían atacarme, molestarse y en alguna medida generar una polémica, pero no es mi intención hacerlo, mi deseo es llamar la atención a las personas que piden ayuda, que requieren un servicio, que buscan consejo puedan considerar y analizar a las diversas personas e instituciones que giran en torno a la diversidad funcional, algunos dirán “di nombres”, pero mi intención no es denunciar, si no que exponer un tema real, que muchos han notado, que nadie dice, pero que no se indique no significa no existe, hoy sólo presento este pensamiento que he podido vivir y experimentar en este tiempo que he estado trabajando en este ambiente, la mayoría de nosotros intenta hacer las cosas bien, muchas veces erramos, pero tratamos de corregir y seguir avanzando, solo me preocupan los que intencionalmente hacen cosas, intentando profitar en torno a la discapacidad, este es el texto:

Me comentaban hace poco de una persona que ha sido reconocida internacionalmente por hablar de discapacidad e inclusión, pero que para llegar a este puesto de visibilidad ha utilizado a otros, ha utilizado su propia condición de discapacidad y es más ha convertido esta “causa de la discapacidad” en  una forma de tener un trabajo, pero su impacto real en las personas que dice representar y apoyar, su ayuda directa a través de su función es nula, pues esta actividad sólo gira en sí mismo, es entonces cuando me preocupo de lo que hacemos, cómo lo hacemos e intento siempre pensar en activar y mantener mecanismos de control de situaciones como estas, felizmente el trabajar con un equipo hace que a pesar de que soy yo la persona mas sobreexpuesta lo que yo piense, sienta o diga sólo me represente a mi hasta que los demás lo lean, lo analicen y determinen si es representativo del colectivo en que trabajamos juntos.

He utilizado el término profitar porque creo que su definición traduce lo que siento:

“Proviene del inglés “profit” que significa beneficio, y no está incluida en el diccionario de la R.A.E. dícese de la acción de malversar al hacer propias acciones o producciones ajenas, emitiendo y predicando con dudosa moral, ejercicios éticos acerca de una situación determinada, demostrando o enrostrando que dichas obras son propias y que producto de un esfuerzo personal sacando dividendos diversos. (voz popular cercana: “llenarse la boca” “parasitar”).

Yo muchas veces he sido cuestionado, porque a veces las personas creen que todas las personas involucradas en Fundaciones u Organizaciones relacionadas a la Diversidad Funcional (Discapacidad) tienden a ganar dinero bajo esta “causa”, lamentablemente en algunos casos es cierto que hay Fundaciones, organizaciones, movimientos y corporaciones que han encontrado un nicho de mercado interesante, este es: padres desesperados, a los cuales el estado ha abandonado a su suerte con un niño o niña diferente.

Quiero hacer la diferencia con organizaciones serias, que trabajan bien, que son ordenados, en que las personas que los apoyan reciben un salario justo y necesario, en que se tiene un compromiso social pues el dinero nunca es una limitante para dar su apoyo. Si no que apunto a aquellos que usan la palabra “discapacidad” y están continuamente mostrando sus logros, sus avances, sus invitaciones, etc., etc., pero a la larga el impacto de sus acciones sólo llegan a su propio beneficio, porque no alcanza a las personas que dice representar, incluso tranza con otros que desean parecer sensibles  a la discapacidad, pero no lo son, solo están negociando para dividendos personales sean políticos, empresariales u otros.

Esto ha causado un desgaste en tantos padres, madres y personas que trabajan en instituciones que los apoyan día a día, en que muchos de ellos han renunciado, han sentido que incluso han descuidado sus propias necesidades y las de sus familias por cubrir las de otros, que no siempre son agradecidos o que luego se dejan seducir por estos personajes, tipo “gurús” de la discapacidad, sean personas con discapacidad, padres, madres o profesionales. Hemos visto en estos días en Chile como alguien que trae una cura nos hace un tremendo daño a los que hemos estado educando en el Autismo, eso indudablemente causa un desgaste.

Hay muchas personas que luchan día a día, es por esto que este texto busca reconocerles su trabajo, su justo pago, su justa exposición, su necesaria presencia y visibilización y en silencio hacen un aporte a familias, en que sus acciones son conocidas porque son hechas y no porque dicen que las hacen.

Siempre existirán los que dicen velar por los derechos de las personas con discapacidad, pero esto sólo si pagas, sólo si eres socio, sólo si cuentas con los recursos y también los que buscan beneficios personales (lobby lo llamarían, puestos, posiciones, me invitan, me llaman, estaré ahí…).

Comprendo que este escrito es algo confrontacional, polémico y algunos pensarán si me refiero a ustedes, pero si creen en alguna medida que les toca, lo que deben hacer es revisarse, corregirse, la humildad es una virtud necesaria cuando quieres ayudar, porque te llenas de halagos muchas veces, tantos que los llegas a creer  y sin darte cuenta puedes llegar a alejarte del objetivo por el que partiste, algunos me atacarán o no me hablarán mas o se disgustarán, de verdad no me preocupa, yo hace tiempo y nuestro equipo en general se ha distanciado de los “empresarios de la discapacidad” (MYPES y PYMES) disfrazados de organizaciones de ayuda.

Espero estas palabras animen a los que están en la línea de trabajar sin buscar más que ayudar, a no decaer, a no desanimarse, a seguir a avanzar, Martin Luther King decía: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”.

… entonces hasta ahora no ha sido en vano.

 

Leonardo Farfán Muñoz

Publicado en Poemas de un Caracol | Etiquetado , | Deja un comentario

Transgrediendo los derechos humanos de un niñ@ con autismo (terapias irresponsables)

Estoy molesto escribiendo esto, lo asumo y lo señalo claramente, para que comprendan tal vez el tono y la forma de estas palabras,  hoy quiero escribir de los derechos de aquellos que muchas veces no hablan, pero no por no hablar no tienen una voz para comunicarse, no pretendo ser yo esa voz, sino que pido a los padres a comprender esa voz que hay en la mirada, en la sonrisa y en el silencio de sus hij@s.

Yo no quiero juzgar a un padre afligido, comprendo que cuando uno vive la realidad del Espectro Autista y aún no comprende que el problema del Autismo no está en el niñ@ sino que el problema está en una sociedad que no comprende y no le interesa comprender lo que es el Autismo y dar oportunidades para con las personas que lo vivimos, ya sea desde el Síndrome de Asperger hasta el Autismo mas severo, podamos tener una calidad de vida en que tenga acceso a educación, a salud, al trabajo y todas las cosas que complementan la vida de una persona que tiene valor para la sociedad.

Pero a pesar de comprender ese sentimiento de un padre o una madre que aún no llega a entender lo que es el autismo y cree que si su hijo no tuviera autismo sus vidas serías mejores (cosa cuestionable por cierto), en que ve que la realidad del autismo es terrible y pagaría por una cura, es que me detengo, es que pienso y sinceramente debo declarar que:

“Su hijo@ con Autismo tiene derechos, aunque no el o ella no hable tiene derechos, y no sólo hablamos de los derechos de educación, de salud, de jugar, de ser amado, de ser valorado, sino que también tiene derecho a no ser sometido a terapias que lo inhiban, que lo menoscaben, que lo dañen a corto o a largo plazo, su hij@ con Autismo tiene derecho a ser la mejor persona que pueda ser con todo  el apoyo terapéutico que sea posible, se que no muchos tienen acceso a esto, pero hay muchas personas trabajando porque esto cambie.

Su hij@ con Autismo tiene derecho por sobretodo a ser feliz, a ser un niñ@, un joven y un adulto feliz.

Hoy vemos como llegan personas ofreciendo curas milagrosas, cosas nuevas, pero siéntese, reflexione, usted no cree que si realmente existiera una cura esta no sería ya aplicada a nivel global, no cree que no serían “mas de 130 casos” sino que serían muchos mas los “sanados”, a usted que tiene a esa persona a su cargo, a esa persona por la que ha luchado, por la que ha golpeado mil puertas, por la que ha pasado horas de desvelo y de trabajo constante, piense, analice, no cree que si esta fuera la cura, no habría mucha mas cobertura, que esto sería apoyado por entidades estatales, por fundaciones de discapacidad de renombre,  por Universidades nacionales e internacionales y no una agrupación o fundación que se hace conocida a través de esta actividad.
Piense, analice, no cree que si realmente existiera una cura, un detalle que nadie vio, sería realmente algo imposible con tanta gente involucrada trabajando e investigando sobre autismo, porque no todo está en manos de las grandes farmacéuticas o inmerso en esas conspiraciones que nos señalan existen por todos lados, porque muchas veces en esas investigaciones hay padres, hay madres, hay hermanos e incluso personas que viven dentro del Espectro Autista.

Piense, analice, quien gana cuando usted aplica una terapia milagrosa que cura, quien gana, quien recibe ese dinero, quien se enriquece a costa de su deseo de curar a su hijo.

Hoy le invito a analizar, no a comprar todo lo que se vende como cura, a pensar en lo mejor para su hij@, no lo exponga a sufrimientos innecesarios, muchas veces él o ella no podrá decirlo, pero si pudiera elegir, seguramente él  o ella tendría el derecho a ser escuchado.

Su hij@ tiene derecho a no ser sometido a un sufrimiento innecesario porque usted desea que el o ella se cure de su autismo.

No quiero ser duro, pero aquí el que necesita cura es usted, usted es el que debe darse cuenta que está mal, que ese sufrimiento, culpa y aflicción que usted siente  le está llevando a recurrir a lo que sea para sanar a su hij@, para redimirse usted, para calmarse usted, para tener paz usted, pero ese es usted, NO ES SU HIJ@.

EL QUE NECESITA CURA ES USTED, USTED DEBE ENTENDER QUE ESA CURA ESTA EN ACEPTAR Y ASUMIR LA CONDICIÓN DE SU HIJO Y COMPRENDER QUE EL PROBLEMA ESTA EN LA SOCIEDAD QUE HEMOS CONSTRUIDO, QUE EXCLUYE Y ANULA AL QUE ES DIFERENTE.

HOY LE PIDO QUE NO PASE A LLEVAR LOS DERECHOS HUMANOS DE SU HIJ@, EL O ELLA NO ES DE SU PROPIEDAD, NO ES UN OBJETO, ES UNA PERSONA, UN SER HUMANO DIGNO DE RESPETO Y AMOR. NO ACTÚE COMO UN DICTADOR.

SE QUE ALGUNOS PODRÁN MOLESTARSE Y HASTA ODIARME POR LO ESCRITO, PERO PREFIERO SER CONSECUENTE CON LO QUE SIENTO Y PIENSO, ANTES QUE CALLAR ANTE EL TERRIBLE ERROR DE EXPONER LA VIDA DE UN HIJ@ POR QUERER CURARLO, CUANDO NUNCA HA ESTADO ENFERMO.

SER DIFERENTE NO ES ESTAR ENFERMO.

8602966-puzzle-con-un-corazon-rojo-en-dos-piezas-blancas-sobre-fondo-de-cristal-negro

Leonardo Farfán

Publicado en Poemas de un Caracol | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Me cansé de luchar

Hoy es ese día en que digo que simplemente me cansé de luchar, me cansé de estar aquí en el frente de batalla en que muchos soldados toman sus uniformes y luego huyen sin siquiera tomar sus armas e incluso tienden a pasarse a ser los mejores detractores de tu lucha.

Me cansé de intentar levantar estandartes y banderas, que otros se llevan como suyos y por las luces y destellos se olvidan de donde y con quién empezaron esa lucha, me cansé de personas que engañan, mienten y se burlan de tus pasos, de tus caminos y juzgan con soberbia ser los que realmente luchan.

Me cansé de que quienes están contigo no vean el sentido de tu batalla, que incluso de quienes esperas apoyo sólo llegan juicios y ataques, esos que vuelven tus pasos pesados y suman peso a tu espalda, y muchas veces sientes que luchas solo.

Me cansé de luchar cuando otros sólo buscan sus propios intereses y fingen luchar contigo por todos, pero solo es por ellos, por ellas, me cansé de confiar en palabras dulcemente halagadoras que sólo intentan sacar provecho en tu lucha.

Me cansé de luchar viendo a algunos que  suelen fingir luchar  y se enriquecen sin asco a costa de muchos que se creen sus discursos de milagros, curas y magias,  yo en cambio me empobrezco por seguir siendo consecuente y morir en esa consecuencia.

Me cansé de levantar una voz, una opinión y que muchos esperen ver la manera de crucificarme en la plaza central de la ciudad y decir que me he equivocado, me cansé de la traición, de la mentira, del provecho egoísta y de los que se creen sus propias mentiras.

Hoy me cansé de luchar, así que sólo me queda…seguir luchando, luchando cansado.

cansado de luchar

Leonardo Farfán

Dedicado a un amigo cansado, pero un gran luchador, que admiro.

 

 

Publicado en Poemas de un Caracol | Deja un comentario